Rocío Montalvo: Educación digital con vocación y trascendencia entre la pandemia

0
586

Es una profesora de primaria (IE 107 Daniel Alcides Carrión – UGEL N°6) quien aplica la educación digital con gran éxito, demostrándonos que en tiempos de inestabilidad la pedagogía no solo es un escudo sino igual: una bella forma de trascender en las mentes y corazones.

La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad (Aristóteles)

Rocío Montalvo Montes aplica de forma lúdica y didáctica sus clases, y a través de la pantalla ha multiplicado el número y la edad de sus seguidores allá en el distrito de Santa Anita.

Cariñosamente conocida como la «Miss Chío», tiene a su cargo 28 niños del 2 grado «D» -la primera aula digital en dicho plantel-, un salón cuyos estudiantes ya reemplazaron los cuadernos y útiles por laptops y plataformas interactivas.

Si bien su creatividad y claridad hizo que cada día vaya ganando más «adeptos» en otras aulas e incluso otros colegios, su tendencia a optar por lo digital como forma de enseñanza no es nueva pues, desde el año pasado, ya elaboraba en Facebook videos educativos de 45 minutos para sus alumnos.

Cuarentena aprovechada

Sin embargo, se dio cuenta que era mucho tiempo para mantener la atención de 7 años y redujo sus videos a un máximo de 10 minutos. La cuarentena ha sido una oportunidad para que esta profesora de 32 años ponga en práctica lo que ya hacía, pero de manera mucho más efectiva.

Vídeos, redes, interacción; enseñanza lúdica y el no dejar tarea son la base del éxito según esta egresada de la Universidad La Cantuta.

«Me enfoco en el tema y los papás o mamás aprenden con sus hijos e hijas, ellos ya no tienen que buscar otros videos por Internet para entender la clase que hice. Eso es muy motivador para el cumplimiento de los retos que se plantean», comenta.

Acota que nada de logrado hubiera sido posible sin la ayuda de los padres de familia y el director, quienes apoyaron su propuesta desde un principio.

Su hija, su asistente

Pero los videos tampoco serían posible sin la ayuda de su hija Vania, quien con tan solo 10 años se ha convertido en su gran aliada, pues es ella quien graba y edita y usando su celular. Ella es la más entusiasta e incluso le da consejos a su mamá.

Vania quiere ser ingeniera de sistemas y eso llena de orgullo a su progenitora, quien apoya siempre, tal vez porque participó en el mundo pedagógico de su madre desde muy pequeña. Fue su compañía durante sus capacitaciones, clases y talleres.

Antes de llegar a la institución educativa Nº 107 Daniel Alcides Carrión, la Miss Chio enseñó en un colegio privado donde ganaba más dinero. Sin embargo, se presentó a un concurso del Ministerio de Educación para optar por una plaza de docente en la educación pública y lo logró. Renunció y no se arrepiente.

Vocación de enseñanza

Para ella, compartir lo que sabe con la finalidad de formar y enseñar valores a sus alumnos es una experiencia gratificante. No solo busca que los chicos saquen buenas notas, sino que sean buenos ciudadanos.

“Siento que contribuyo con mi patria. En el Estado acompañamos el proceso de aprendizaje, vemos las inteligencias múltiples, mientras que los privados priorizan los conocimientos”, incide la Miss Chío.

Considera también que, gracias a la pandemia se ha confirmado que los escolares están motivados por usar las herramientas digitales. El profesorado y los padres de familia tienen que entenderlo y adaptarse, sostiene. «La formación virtual también genera aprendizajes, y desde casa. Eso un gran logro», señala.

“Estamos consiguiendo que los padres de familia sean los propios maestros auxiliares de sus hijos, y que se fortalezcan los lazos filiales. Estamos cuidando la parte emocional de los niños en un momento de emergencia sanitaria.”

LPA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí