CAV: “Vizcarra está en campaña. Antauro de presidente sería demencial…”

0
815

Por: Luis Pardo Altamirano

Un guerrero de pluma en ristre, comunicador referente, en cuyo estandarte reluce la ética periodística. Es don César Alfredo Vignolo, profesional excepcional con quien analizamos la coyuntura política y social.

El periodismo con vocación es una pasión

(César Alfredo Vignolo)

Bienvenido don César, un gusto tenerlo aquí, por favor su apreciación sobre el gremio y ejercicio de la profesión periodística?

Sabes, tuve que renunciar al Colegio de Periodistas del Perú y a la Federación de Periodistas del Perú, al haber perdido su misma razón de ser. Existe una ley que expresamente señala: para trabajar en la administración pública, necesariamente uno tiene que ser periodista colegiado, si la orden gremial no hace respetar la ley, simplemente yo estoy demás allí.

El periodismo de hoy dejó de ser lo que debe de ser, al convertirse en portavoz del gobierno a cambio de inclinar la cerviz y recibir publicidad del Estado, aunque suene tosco, en el Perú el periodismo se ha prostituido, se habla por encargo.

Por tanto, la ética es hoy algo decorativo, una falacia; su labor es quijotesca al respecto ¿cómo se siente?

Al menos puedo dormir en paz, tengo el ejemplo de mi padre, a él jamás podré defraudarlo. Sé que estoy solo, nadando contra la corriente, pero gracias a Dios hay resultados positivos, se hace camino al andar; ahora la televisión pone una franja y dice ‘Programa para mayores de catorce años o programas para adultos’, antes eso no existía. Logramos suspender emisiones y denunciar a empresas televisoras, se pudo hacer, y eso se lo debo al ejemplo de mi padre.

Usted compartió con figuras ilustres de la política peruana

Tuve el enorme orgullo de trabajar al lado de gente como Luis Alberto Sánchez, Romualdo Biaggi Rodríguez, Sandro Mariátegui, Felipe Osterling Parodi, personajes de la intelectualidad y juridicidad peruana que dieron mucho por el país, hoy no existe ni la sombra de esa ilustre gente y menos su ejemplo, basta con ver en lo que se ha convertido el Congreso de la República desde 1992 a la fecha. Los debates eran cátedras del saber no la chabacanería de hoy. 

¿Vizcarra está en campaña?

Por supuesto que está en campaña, basta verlo en su programa de mediodía, donde nadie entiende nada por la serie de contradicciones en que él mismo y todo su gabinete caen. Tenemos el ejemplo del Bono Familiar Universal, tanta ilusión para algunos y fue una mecida; cerrar el Congreso amparado en una supuesta denegación fáctica -término inexistente en la jurisprudencia nacional e internacional- y la gente aplaudió como focas; y ahora que me dicen de este Congreso que pretende modificar la Ley de leyes ¿en menos de un año?, aquí hay un coqueteo entre Ejecutivo y el Legislativo, los congresistas pretenden ahora quedarse 5 años y Vizcarra lo mismo.

¿Qué sería peor, contagiarnos del virus o tener a Antauro de presidente?

Lo de Antauro es algo jalado de los pelos, sería la destrucción del país tenerlo de presidente, el Perú no está para experimentos y menos para aventureros políticos, allí está el caso de su hermano Ollanta y su cuñada Nadine, pretender más de lo mismo sería demencial.

La corrupción ¿Cómo lo superamos?

La corrupción es un cáncer que carcome en todos los niveles, ya sea en la administración pública como en el sector privado, todo depende de la educación y de los valores recibidos, pero eso con la manipulación de los medios de comunicación social principalmente en la televisión han dañado mucho al pueblo, al país, a todos los estratos sociales.

Ante la expresión ‘Todo pueblo tiene el presidente que se merece’, ¿usted está de acuerdo con ello?

Así es, y aquí tienen mucha responsabilidad las encuestadoras y la mayoría de medios de comunicación social, al ponernos en parrilla a determinados candidatos con quienes el pueblo se encandila y elige a esta gente, aquí falta cultura electoral y conciencia cívica.

En el Perú las normas y leyes son de acuerdo a conveniencia, ¿seguiremos vivos para ver los cambios?

Dios nos escuche, yo no quiero un país sumido en la corrupción, en la inseguridad ciudadana; con niños que no tienen una escuela, con madres de familia que no tienen como dar a luz. El Perú no es Lima, basta recorrer la patria y ver cómo vive esa gente, no hay derecho que estén en esas condiciones, mientras hay una danza de millones en el Gobierno central o el Gobierno regional.

Casi para el final hemos dejado espacio para su dilatada trayectoria de vida

Me inicié en el diario La Crónica, allí publiqué mi primer artículo de opinión sobre el aviador Jorge Chávez, allá por 1980. Después, don Miguel Cavero Egúsquiza, por entonces Fiscal de la Nación y director del diario El Callao, me encargó la página Económica Financiera de dicho medio. A la par, comienzo a estudiar Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Lima, en paralelo me vuelvo editor en la Bolsa de Valores de Lima, Mutual El Pueblo, Cámara de Mutuales. Ingreso a Radio 1FM, en plena época de coches bomba y apagones, como director periodístico; luego el Ing. Ramón Remolina, presidente de la Cámara de Comercio de Lima me encarga toda la campaña sobre el centenario de dicha institución.

Luego, el Senado de la República me nombra Asesor de Prensa de la Presidencia y luego Director General de Comunicaciones, Relaciones Públicas y Protocolo. Es así que fundo y dirijo “La Gaceta del Senado”, revista del Senado, cuya única condición fue ser pluri-partidaria. Esto, hasta el 5 de abril de 1992, fecha de quiebre del Estado de Derecho que estableció Alberto Fujimori, allí renuncié al cargo.

En 1997 el presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar me nombra para implementar la oficina de Comunicaciones y Prensa. En 1998 y medio año más se difunde un documento contra Javier Valle Riestra, recién estrenado premier en el Gobierno de Fujimori, dicho documento no fue de mi autoría, sin embargo, pusieron mi sello, eso motivó que renuncie.

En aquel tiempo escribía en las páginas de opinión del diario oficial El Peruano y en el diario El Sol y esporádicamente en La República, volviendo a seguir editando los libros de mi padre, entre ellos “Los medios de comunicación del Estado”, “En busca de una filosofía empresarial”, “Pasos de un largo andar periodístico”, con ocasión del cincuentenario de haberse recibido como el primer periodista profesional graduado en el Perú y su obra cumbre, “Ética periodística”, que lo tomó para sí la Federación de Periodistas del Perú (FPP) en la época de Bernardino Rodríguez y el gran don Alfonso Grados Bertorini.

Luego fui asesor de Prensa del Jockey Club del Perú y comencé a colaborar esporádicamente en el diario “Expreso”, después se me dio una columna en “Extra” y otra semanal en “Expreso”.

Con el fallecimiento de mi padre en el 2007, formé la Fundación Ética Periodística y comencé a dar charlas en las universidades sobre ética periodística, luego a denunciar los programas de televisión que violan la Ley de Radio y Televisión, el Código de Ética y el Pacto de Autorregulación, logrando que la Sociedad Nacional de Radio y Televisión (SNRTV) multe a algunas empresas televisoras sacando del aire algunos programas. Eso me valió un Honoris Causa de la universidad de Miami.

Asimismo, vengo haciendo asesorías y consultorías en estrategias de comunicación y marketing político, he sido también Presidente del Tribunal de Honor del Colegio de Periodistas del Perú, al cual tuve que renunciar.

¿Algún comentario adicional?

Simplemente agradecer tu paciencia y gentileza apreciado amigo.

¿Qué titular le pondría a esta nota?

El periodismo con vocación es una pasión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí