‘Swing’ Pacharaco (*)

57
732

(*) Ordinario, de malos modales, sin gusto, desordenado, vulgar.

Es un insulto, y a la vez crítica, un tanto frívola, ligera y despectiva.

Así, si no te queda bien la ropa que te pusiste y para colmo crees lucir «Cool», no dudes que alguno de tus amigos te lo harán saber diciéndote lo pacharaco que eres.

(AsiHablamos.com – El Diccionario Latinoamericano)

Habría que agregar, huachafazo, recontra pacharacazo. Tan propio de ese ámbito de marca, tan torbellino y ridículo llamado Chollywood, donde lucen exponentes tristemente célebres que hasta programas de televisión tienen, creyéndose haber llegado a la gloria.

Todo eso, llevado ahora a Palacio de Gobierno, justo en momentos de vida o muerte, con casos donde no hay qué comer, mientras los verdaderos artistas padecen. Mientras a las auténticas mentes lúcidas se les hace un mundo acceder a ese botín llamado Estado.

Pero, más allá de la definición, o la tardía investigación del Parlamento y Ministerio Público, resulta indignante que ‘un cualquiera’, con alucinaciones de ídolo se muestre tan fácil estando de por medio la gran connotación de lo que es cultura en una sociedad y en un país tan rico y admirado al respecto.

Y es que, Cultura se refiere al conjunto de bienes materiales y espirituales de un grupo social transmitido de generación en generación, a fin de orientar las prácticas individuales y colectivas. Incluye lengua, procesos, modos de vida, costumbres, tradiciones, hábitos, valores, patrones, herramientas y conocimiento.

Todo ello, para ser administrado y fomentado por el ministerio correspondiente. Y que ahora, un impresentable se atreva a pasar por encima de 6 ministros, con 9 ventajosos contratos para luego mofarse, dejando su huella arribista, ridícula, de imágenes que hablan de su trayectoria inapropiada, deja mucho que desear y tanto por explicar a quien corresponde.

Es más, después de esa falta de respeto al patrimonio nacional arriba señalado, hay otro factor que ya le hizo mucho daño al mandatario de turno: la confianza. Así se diga una cosa, se arguya otra; se investigue, se concluya y sentencie a posteriori; hoy, ante la opinión pública suena y retumban aquellos adagios tan propios: ‘Dime con quien andas…’, ‘Cuando el río suena…’, ‘La esposa del César, no solo debe ser honesta, sino también parecerlo’.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí