¿Interpelación? Un Congreso sin rumbo

94
714

C. Alfredo Vignolo G. del V.

El presidente del Congreso de la República, Manuel Merino de Lama, aseguró que no es momento de interpelaciones contra ministros, a pesar de que existen mociones para invitar al pleno al presidente del Consejo de Ministros y a los ministros de Salud, de Economía, de Trabajo, de Inclusión y Desarrollo Social y de Educación.

Sin embargo, contradiciéndose al mismo estilo del Ejecutivo afirmó que “La moción de interpelación se pondría en conocimiento del pleno el jueves y se votaría la semana siguiente, estamos hablando de julio, para luego hacer la invitación a los ministros”, en castellano, la voy a hacer recontra, hiper, super larga…

Las bancadas del Frente Amplio y Unión por el Perú argumentaron, que esta medida se debe a un “supuesto mal manejo durante la pandemia”. La bancada de UPP indicó que ellos deben dar explicaciones por el “pésimo gobierno”, no descartando una moción de censura.

La moción de interpelación contra el ministro de Salud cuenta con la firma de 23 congresistas. Además de un pliego interpelatorio con preguntas respecto a su gestión ante la pandemia del coronavirus, subregistro de muertes, compras de pruebas, entre otras.

El pedido de interpelación contra la ministra de Economía cuenta con 22 firmas de congresistas. Deberá responder por la crisis económica a causa de la pandemia, los resultados del programa Reactiva Perú, los bonos asistenciales, entre otras.

La moción contra la titular del Midis está firmada por 23 congresistas. Es cuestionada por la entrega y distribución de los bonos aprobados por su sector, que fueron destinados a personas vulnerables ante el coronavirus.

El pedido de interpelación contra el ministro de Educación es debido a presuntas irregularidades en los procesos de licenciamiento de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP) y la Universidad Privada Peruano Alemana, a cargo de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU), cuando era titular de este ente rector.

Estos pedidos de interpelación deberán obtener la votación a favor de un tercio del Pleno del Congreso de la República, para ser aprobadas (43 votos).

Pero hay que recordar que el Pleno del Congreso otorgó el voto de confianza al gabinete Zeballos con 89 votos a favor, 35 en contra y 4 abstenciones, luego de que este expusiera las acciones realizadas por el Gobierno durante el interregno parlamentario, las medidas que impulsa el Ejecutivo frente a la pandemia del coronavirus y las disposiciones para una nueva convivencia social.

Votando a favor las bancadas de Alianza para el Progreso, Frepap, Podemos Perú, Somos Perú, Partido Morado y 20 miembros de Acción Popular, mientras otros tres integrantes de esta bancada se abstuvieron. En tanto, votaron en contra Fuerza Popular, Unión por el Perú y el Frente Amplio, con excepción de un integrante de esta última bancada, que se abstuvo.

Hay que recordarles a los miembros del Ejecutivo y del Legislativo que el ordenamiento constitucional preceptúa la interpelación a los ministros.

El Congreso hace efectiva la responsabilidad política del Consejo de Ministros, o de los ministros por separado, mediante el voto de censura o el rechazo de la cuestión de confianza. Su aprobación requiere del voto de más de la mitad del número legal de miembros del Congreso. El Consejo de Ministros, o el ministro censurado, debe renunciar. El Presidente de la República acepta la dimisión dentro de las setenta y dos horas siguientes. El Presidente de la República está facultado para disolver el Congreso si éste ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros. No puede disolverse el Congreso en el último año de su mandato.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí