Ps. Alberto Medina: “Una buena salud mental fortalece el sistema inmunológico”

1
816

Especialista sostiene que entre el 15 y 20% de la población sufre de trastornos de ansiedad y estados de ánimo

Entrevista: La Última

Estamos viviendo una época sin precedentes debido a la pandemia por la COVID-19. A consecuencia de esto, las discusiones, polémicas, recomendaciones, etc. pasan por lavarse las manos, usar mascarilla, el distanciamiento social, la economía y todo o que ello encierra. Pero se habla poco (o nada), de la salud mental. Un tema espinoso que puede traer más problemas de los que se imagina.

Pendientes de esta problemática, ‘La Última’ conversó con el reconocido psicólogo Alberto Medina, para que nos ilustre sobre las consecuencias que trae para la salud mental estas fechas de confinamiento. Esto fue lo que nos dijo.

La Última: ¿Cómo está afectando a su salud mental a las personas en estos tiempos de pandemia?

Alberto Medina: Está afectando en general en no poder diferenciar, lo pertinente, y lo sensato, del miedo colectivo y el sobre cuidado, que se alinea con lo obsesivo, y que a la postre distancia más a las personas con sensaciones o matices de hostilidad. Un dato preocupante es que los trastornos de ansiedad y estados de ánimo, en estos momentos, es de 15 a 20% de la población en general.

LU: ¿Cómo se puede enfrentar esta situación en niños, y cómo en adultos mayores, que son los más afectados?

AM: Con los niños, marcarle la ruta del orden y la higiene. Que valoren, con nuestro modelamiento, incluso explicándole, los detalles en la importancia de no contagiarnos. A ellos no hay que decirles que la gente se está muriendo, que, si no te lavas las manos, quizá ya tengas el virus, etc. Sin alarmas, pero con la grata compañía que ellos requieren de los adultos.

Con los adultos mayores la cosa cambia, hay que necesariamente brindarles un espacio adicional, ya que, si sienten nuestra presencia física, lo cual para ellos ya es una celebración, hay que darle el mayor sentido a sus enseñanzas o esfuerzos hechos. Es decir, un espacio que los revitalice, que sientan que están más vivos que nunca, y si estuvieran enfermos, la recuperación con ello, sería más rápida. Para ellos, es muy importante la historia familiar y los recuerdos gratos. Es un nuevo impulso de amor y querer vivir más. Y es claro, una buena salud mental fortalece su sistema inmunológico, ya que el virus actual, elige a esta población como la más vulnerable.

LU: ¿El uso de la tecnología es adecuado en tiempos de confinamiento?

AM: El uso de la tecnología no es que sea adecuado o inadecuado, sino que hay que darle un buen uso. Es decir, la utilizamos bastante para recrearnos con películas, juegos y diálogos, pero también para fortalecer el lado espiritual, al mundo creyente, con misas virtuales, pensamientos profundos, experiencias de vida, etc. Aquí los márgenes de estrés se reducen; sin embargo, un abuso de la tecnología, va a contribuir a la exacerbación de las ansiedades e impulsividades, repercutiendo en emociones negativas y acercando al confinamiento a un dolor o sufrimiento mayor.

LU: ¿Qué recomienda como actividades, ahora que las reglas de confinamiento se flexibilizan para los niños y adultos mayores?

AM: Si hay algo que hacer con ambas poblaciones, es mantener ese descubrimiento que el confinamiento nos obligó, o no, a aceptarnos en muchos aspectos; es decir, si nos entretuvimos, si jugamos, si nos recreamos, si dialogamos más, si nos conocimos en diferentes facetas, ahora es digno mantenerlas y rescatar lo mejor de cada uno, para ponerlas más en práctica, que no sea ocasional ahora los diálogos, que no sea distante la recreación o los juegos que compartimos, que nuestras tolerancias se hagan más evidentes entre todos. Las actividades en sí mismas deben reflejar lo mencionado, no es que haya una mejores que otras. Quizá una que marque la diferencia, a sugerir, es disfrutar del aire y la belleza de la naturaleza si nos detenemos a apreciarla, dónde estés, sea en el parque, en una avenida concurrida, ante un monumento, ante la mirada de tus hijos, la ternura del abrazo de tu esposa o la complacencia de tener a tus padres cerca. Ello, para valorarla. Esas escenas nos deben servir de paliativo ante las situaciones de estrés, en que las personas, seguramente, incurrirán ante errores o padecer de este temor cultivado socialmente.

LU: ¿Todo esto ha incrementado el estrés en las personas en general, se ha generado un nuevo estrés por estas condiciones?

AM: Claro, considero que ha aparecido un nuevo agente estresor, ese agente se llama MIEDO, que hoy, es el COVID-19, mañana seguro, aparecerá otro. Lo que debemos tener claro, sea por creación o evolución, es que, los seres humanos estamos dotados de un enorme ejército de defensas celulares, pero que hoy tienen un arraigo social bastante evidentes; hoy la belleza, el bienestar, la risa, la solidaridad, la confianza, el perdón, la armonía, las conversaciones productivas; nos van alimentando de hormonas viables para hacerle frente a las dificultades menores y mayores; el miedo, opera sobre el debilitamiento de estas sustancias naturales, y que los afectos entre las personas, son nuestra mayor garantía para la lucha por la vida, celebrándola en cada momento, y tomando en cuenta, si llegara la muerte a sorprendernos, estar preparados para que el dolor no se convierta en un sufrimiento mayor.

LU: Y hablando de estrés, el mal del siglo XXI (según la OMS), tenemos entendido que está por presentar un evento en el cual quiere dar una significancia y alcance de esta enfermedad. Cuéntenos un poco por favor.

AM: Así es, el estrés es una enfermedad que alude a lo crónico de su manifestación. Tiende a arrinconarnos, a hacernos cada vez más vulnerables, predisponiéndonos a situaciones de enfermarnos seriamente, o agudizar cuadros que ya estaban dándose. Así opera el estrés.

Por eso, el “Dr. Medina y los Ansiolíticos”, así se llama el proyecto de terapia musical, está por presentar, “Uno, dos, tres,…adiós estrés”, en donde los invitamos a que vengan, aprendan, disfruten y, sobre todo, se doten de un poco de consciencia sana y necesaria, para que vivan solamente el estrés necesario, ese que nos moviliza positivamente y nos pone en franca motivación, alejando al otro, al crónico, que nos bloquea y nos niega la posibilidad de sentirnos mejor cada día. “Uno, dos, tres, …adiós estrés”, que por ahora es de forma virtual, va desde este 29 de julio al 29 de agosto, y las entradas se pueden adquirir en TELETICKET PLAY.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here