85% del país desaprueba a Dina,por pésima gestión de ministros

0
41

“NO HAY PEOR ciego que el que no quiere ver” dice el refrán. Y éste es aplicable a un gobierno que no lee los resultados de las encuestas ni sabe interpretar el estado de ánimo de la opinión pública

Los especialistas afirman que la mayoría de los políticos solo lee las encuestas cuando estas la favorecen, pero suelen ignorarlas cuando sus resultados le desagradan. En cambio, una minoría encarga su ejecución, analiza sus resultados y los utiliza como instrumento de interacción con los ciudadanos. Por ello, ese grupo pequeño grupo de políticos son los exitosos.
El gobierno de Dina Boluarte no tiene la suerte de contar con este tipo de integrantes. Por meses, las encuestas revelaron una desaceleración de la actividad económica, pero nadie en el gabinete les dio bola y hoy se lamentan de que el país esté en recesión. Igualmente, las encuestas sobre la aprobación del gobierno han venido trayendo cifras mensualmente más bajas, pero tampoco han merecido la atención de nadie y hoy coinciden en señalar que la aprobación de las gestión presidencial esté entre 8 y 10% de los encuestados con una desaprobación que supera el 85%, de acuerdo a la encuestadora.
POBRES RESULTADOS
Por ejemplo, el estudio de opinón de Datum de enero de este año registra que la aprobación de la presidenta de la República sólo llega a 10% del total de los encuestados, mientras que la desaprobación alcanza 85%. Peor aún, la desaprobación viene creciendo desde mayo del año pasado, cuando era de solo 76%, para seguir escalando mes a mes, sin que nadie haga nada para detenerla.
De modo similar, la desaprobación resulta mayor en las regiones sur (92%) y norte (87%) para las cuales no se ha previsto ninguna inversión de importancia ni ninguna medida política de reconciliación o de acercamiento. Por lo cual, incluso, podría crecer. Al primer ministro Alberto Otárola tampoco le va mucho mejor. Tiene una aprobación similar a la de la presidenta (10%), aunque su desaprobación es menor (76%).
Las razones de la desaprobación también son claras: la inseguridad ciudadana, por el fracaso del plan gubernamental de salida del Ejército en dos distritos; la recesión económica, causada por una política errada de subsidio del consumo; y el maltrato presupuestal a las regiones, denunciado sistemáticamente por los gobernadores.

Existe también una coincidencia en que los principales responsables del poco crédito ciudadano son los ministros, que ni siquiera han podido ejecutar un 70% del presupuesto de 2023, aunque ahora el MEF maquille los resultados para que parezca más. Por ello, un 90% de los encuestados de Datum está de acuerdo en que se requiere un cambio total (63%) o parcial (27%) del gabinete
MALOS JUGADORES
Un breve recuento del desempeño de los integrantes del gabinete permite comprobar su poca eficacia. El Canciller, tan locuaz para otros temas, no ha dicho pio ante el genocidio de los palestinos en Gaza y ningún diplomático de carrera se ha atrevido a opinar, olvidando lo que les enseñaron en la Escuela Diplomática. El ministro del Interior carece de la imagen de energía para el combate a la situación de urgencia que vive el país por la delincuencia, su único logro ha sido reunir a su promoción nombrándolos en distintos cargos. La ministra de Vivienda, Construcción y Saneamiento no ha construido una sola vivienda, ni instalado agua o alcantarillado a ningún asentamiento humano. La ministra de Desarrollo Agrario ha empezado a conocer el Perú, lo cual ya es un mérito, pero no ha hecho nada por El Niño en el norte ni por la sequía en el sur. El ministro de Energía, ha defendido a Petroperú, pero no ha tenido la energía para sacar adelante la masificación del gas. La ministra de Cultura solo ha sido conocida por el enorme conflicto social y económico creado por la venta de boletos de ingreso al monumento de Machu Picchu y su irregular concesión a una empresa del grupo Romero.
Solo los ministros de Defensa, Midis y Salud han cumplido. El de Defensa porque es el único que está actuando ante El Niño, el del Midis por haber mantenido en funcionamiento el sistema de asistencia alimentaria y el de Salud por sus viajes a los centros de atención de provincias, aunque ha salido mal parado por el tema de las vacunas vencidas para la Covid-19. Los otros ministros ni existen para la opinión pública.
Por ello, si no quiere irse él también, la única alternativa de Otárola es cambiar el gabinete, ya.

“El desgaste del Ejecutivo ante la opinión pública ha llegado tan lejos que ha superado en desaprobación a la del presidente del vapuleado Congreso de la República”.

DATO: MISTI HUMEA. Hoy día se venció el plazo que dieron las organizaciones sociales de Arequipa al gobierno para dialogar sobre la ampliación del presupuesto. De no realizarse, se empezaría a organizar un paro regional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí