¿Helado de chancho al palo?

0
170

Sí, en La Perla de Huaral

En Perú existen recreos atípicos como La Perla de Huaral donde, además de rica comida, hay helados raros como los de “cuy” y “chancho al palo”.

En efecto, cuando usted pruebe estos helados con “tropezones”, si es que se anima a visitar el lugar en la Av. los Naturales, 15200 en el km. 1 de la Carretera Fujimori, frente al fundo Santa Patricia, podrá decir que ha tenido un encuentro extremo pero delicioso y sumamente original con la variedad que puede brindarle este restorán campestre.   

Por si acaso, estos no son los únicos helados artesanales que podrá probar, hay otros 28 sabores que estarán esperándolo: de zumo de mandarina, de miel, pisco sour, cerveza negra, gengimón (jengibre o kión y limón), eumupi (eucalipto y piña Golden) y maracumango (maracuyá con mango), entre otros. 

Josefina Martínez, la hija mayor de la familia, ha asumido la administración de este original restaurante campestre. Y hoy, en La Perla de Huaral, no solo laboran Josefina, su novio (jefe de cocina), su hermana, sus padres y hasta su abuelo, sino casi 60 jóvenes pero experimentados meseros, degustadores y encargados de los juegos. 

AVENTURA Y CATA

A ellos podemos verlos en cada zona del restaurante, desde luego, también en la tirolesa y el puente colgante, atracciones aparte de este establecimiento. Pronto también los estarán guiando –cuando reciba autorización sanitaria y pueda reabrir– por el mini museo que posee este fundo. 

Cuando conocimos “La Perla…” llegaban hasta ella unos cinco grupos de visitantes, provenientes de las agencias que tenían convenio con La Perla de Huaral, hoy cada fin de semana pueden arribar hasta una docena por día, cada fin de semana.

La rutina con ellos empieza con la cata de vinos, piscos y mistelas que distribuye también en exclusiva este negocio, el de la Asociación de Agricultores Vitivinícolas María Paz.

A todo esto, le puede sumar la buena gastronomía del restaurante: chancho al cilindro, al palo o a la caja china, carapulcra y otra especialidad de la casa, “el pato al vino” (elaborado, desde luego con la marca María Paz) y el zumo de mandarina, superior de lejos al clásico de naranja. De remate, puede comprar frutas al por mayor y llevarse su canasta a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here